Archivo de la etiqueta: Carta Abierta

REGIÓN – Venezuela | Declaración del Espacio Carta Abierta sobre agresión a Venezuela

Carta_Abierta_LogoBuenos Aires (TV Mundus) Por Redacción.- Ante la agresión que sufre la República Bolivariana de Venezuela por parte del régimen de Estados Unidos, el colectivo de intelectuales más prestigioso que tiene actualmente la Argentina emitió un comunicado que merece su atenta lectura. A continuación republicamos el documento de Carta Abierta. Sigue leyendo

Anuncios

POLÍTICA -Peronismo | JOZAMI PRESENTÓ SU PRECANDIDATURA A DIPUTADO NACIONAL

Jozami_01(De agencia).- Eduardo Jozami señaló hoy su voluntad de continuar y profundizar el proyecto político que condujo Néstor Kirchner y continúa Cristina Fernández de Kirchner al presentar su precandidatura a diputado nacional por el Frente para la Victoria en un multitudinario acto celebrado en el barrio de San Cristóbal de esta ciudad.
“Frente a los que hablan de fin de ciclo y quienes hoy pretenden un camino intermedio entre las corporaciones y el proyecto popular, ratificamos la voluntad de continuar y profundizar el proyecto político que encabezaron Néstor y Cristina”, sostuvo Jozami en el acto que comenzó minutos antes de las 20. Sigue leyendo

MUNDO – Palestina | Los intelectuales de Carta Abierta condenan el ataque judío a Palestina.

Palestina_soldadosJudiossecuestrannino_FPDLP BUENOS AIRES (TV Mundus) Por Redacción.- La organización de intelectuales más importantes que hemos tenido desde el retorno a la democracia emitió una Carta Abierta ante los crímenes de guerra cometidos por las tropas judías en el genocidio cometido contra el pueblo palestino. Al momento de redactar esta nota las cifras provisorias hablan de más de 2.000 muertos y 8 mil heridos entre la población civil. Sigue leyendo

POLÍTICA – Fondos Buitres | CARTA ABIERTA ROSARIO DESTACO “EL CORAJE” DEL GOBIERNO PARA “TOMAR UN CAMINO SOBERANO” ANTE FONDOS BUITRE

EEUU_SupremaCorte Rosario, 2 de julio 2014 (Télam).- El espacio Carta Abierta Rosario manifestó hoy su “confianza” con “el Gobierno Nacional” en la negociación de la deuda externa “porque demostró coraje y conocimiento para tomar un camino soberano”, y criticó a los dirigentes locales que “durante casi 30 años generaron y se beneficiaron con el endeudamiento, el sojuzgamiento y la pobreza de las mayorías”. Sigue leyendo

POLÍTICA – Intelectuales | Misiva de Carta Abierta n° 16. Los temas de la sucesión llegan a escena.

CartaAbierta_16 BUENOS AIRES (TV Mundus) Por Redacción.- El grupo de intelectuales de Carta Abierta fue un manto de aire fresco en la política nacional. De distintos orígenes pero coincidentemente del campo progresista, nacional y popular, se encuentran periódicamente en la Biblioteca Nacional o en el Parque Lezama (como la vez que el ex Presidente Néstor Kirchner los visitó tras haber perdido las elecciones parlamentarias de medio término con Francisco De Narváez en 2009). En esta oportunidad tuvieron una inmediata respuesta del sciolismo bonaerense. Más precisamente Gustavo Marangoni, Presidente del Banco Provincia se tomó el trabajo de escribir un resumen de la gestión del Gobernador bonaerense Daniel Scioli, sin olvidarse de la manifiesta lealtal del mismo al proyecto kichnerista del peronismo del cual pretende ser candidato. Sigue leyendo

Los intelectuales de Carta Abierta dan a conocer una nueva declaración.


FOTO: ALUVIÓN POPULAR

BUENOS AIRES (TV Mundus).- Carta Abierta es el movimiento de intelectuales más lúcido desde el retorno a la democracia y surgió en momentos en que los intentos destituyentes se apoderaron de los discursos. Adoptando una clara posición en defensa de la democracia y de los avances manifiestos en los últimos años en materia de inclusión social se han convertido en un referente imprescindible.
El viernes 24 de agosto difundieron la 12° Carta que reproducimos a continuación:

______________________________________

Carta Abierta/12: La diferencia

1.
El actual gobierno mantiene una diferencia que se hace notoria cuando crece la espesura de hechos que son portadores de cierta turbación y ambigüedad. Pero en las innumerables tensiones de la hora, permanece siempre un sentido decisorio ligado a un círculo efectivo de protección de las grandes reformas introducidas en la vida social, en la economía de los sectores populares, en las acciones que involucran al Estado asumiendo responsabilidades colectivas indelegables. Y, desde luego, en el tejido de la memoria nacional, como lo demuestran los juicios que siguen ensanchando las fronteras de la democracia activa, hijos del hiato que significó la decisión de que los símbolos del terrorismo de Estado caigan de las paredes del Colegio Militar en donde superponían la historia aciaga del pasado con las historias nuevas que debía vivir el país.

Así, el kirchnerismo es un implícito y explícito sentido de la historia basado en el igualitarismo político, social y de género; en el desarrollo nacional compartido con nuevas políticas ambientales, lo que aún debe perfilarse con vigor e imaginación nueva; en la modernidad basada en críticas pertinentes a la globalización; en el autonomismo de los movimientos sociales, aun cuando entre ellos y el Estado todavía deben generarse posibilidades más ricas de interrelación; en la promoción científica y técnica bajo el doble resguardo de la soberanía nacional y la autonomía del pensamiento crítico; en un latinoamericanismo activo que se inspire en los legados más que centenarios y pueda concretarse en el siglo XXI en nuevas sociedades mancomunadas sobreponiéndose a las acciones desestabilizadoras que son un acecho permanente, como lo demuestra el caso del Paraguay. Y tantos otros hechos, operantes en la memoria pública, que no se pueden oscurecer por los tropiezos y obstáculos que se ciernen en el horizonte. Pero el kirchnerismo es también una actuación posible, necesariamente creativa, en un mundo capitalista en quiebra, que como decían viejos y respetables escritos, surge y crece con sangre entre sus poros, arrastrando a los procesos populares, muchas veces, en su ordalía de decadencia y servidumbre.

Brecha, pausa, fisura, hendija, diferencia. Quedémonos con esta última palabra, aunque las demás son parecidas. En todos los casos se desea significar la figura de una innovación en la espesura de hechos, y como se ha dicho, de una peculiaridad irreductible que subsiste en el movimiento político que gobierna el país a pesar de que se lo quiere ver inmerso en el manejo de arbitrariedades, como disuelto en retrocesos y pequeñas maniobras de subsistencia. Decir diferencia presupone una fórmula para volcar los hechos hacia la percepción de las novedades, que los hace distinguibles a pesar del cúmulo de incidentes circunstanciales y con apariencias contradictorias con el significado que los origina. Es que el kirchnerismo, en primer lugar, es un modo de tomar decisiones bajo el acoso de severas circunstancias políticas. Hay en la Argentina un rompecabezas que no se descifra con los conocimientos clásicos, aunque muchos de sus tramos son sabidos. Continúa entre nosotros la tarea de desfondar el núcleo principal de creencias que selló, hace casi una década, la voluntad de revertir en el país los daños inferidos por una revolución conservadora indefendible, aunque sus consignas destructivas todavía se resistían a salir de escena luego de la formidable crisis del 2001, como lo prueba la votación del 2003, donde Menem aun ocupaba el primer lugar y el no muy conocido Néstor Kirchner el segundo. Para percibir lo que mencionamos como desfondamiento o violentación, basta leer los diarios, porque en ellos está la noticia y también el ariete que las recrea a la manera de un bonapartismo mediático.

¿Cómo se produce el permanente quebrantamiento de la institución gubernativa a partir de los procesos contemporáneos de la justicia y del bonapartismo mediático? Podemos ver que bajo el acoso de un impresionante aparato comunicacional se emplean estilos profundamente corrosivos. Toda inmediatez es promovida como si no hubiera diferencia entre las ocurrencias desdichadas en una sociedad compleja –accidentes varios, hechos de sangre, vulnerabilidad de derechos, todos los sucesos lamentables de la vida injusta, que no ha desaparecido de ninguna de las grandes metrópolis mundiales, inclusive las nuestras-, con lo que podríamos llamar la Culpa Estatal. Tan sólo los que insisten machaconamente que la Presidenta no distingue entre su vida privada y los asuntos públicos, son quienes presentan la imagen de una sociedad quebrada por la inseguridad, la corrupción y la inflación. Para mostrar esta tesis, una batería de imágenes de situaciones de criminalidad se encarga cotidianamente de privar de contextos y de marcos explicativos singulares a acontecimientos que parecerían emanar de un gran hueco donde las vidas están en peligro constante y la responsabilidad de todo ello recaería sobre el Estado.

Todo gobierno de raíz popular hoy está en riesgo y debe partir de esa premisa. Y para disminuir esos riesgos sólo vale acentuar y promover un sentido de realidad tan efectivo e histórico, como empírico e intelectual. Este reclama una nueva visión crítica de los modos comunicacionales que no sólo por ideología y voluntad, sino también por su configuración tecnológica, encarnan una suerte de gobierno de las almas, donde se infunden las nociones fundamentales de miedo, el primitivismo justiciero del vengador y el pensamiento descartable y rápido, basado en golpes pulsionales que anulan toda mediación entre sociedad e instituciones. No se trata de negar la existencia de problemas, pero todos ellos, pasados por los tejidos conceptuales y redes mediáticas, adquieren un estatuto fantasmal, son generalizables como juego inmediatista de las conciencias, infundiendo un sentido de ciudadanía aterrorizada, dispuesta -frente al abismo conceptual que se les presenta- a darle sustento a ideologías de mano dura, securitistas, planes de ajuste, pedagogías del pánico; en suma, derechización de las sociedades.

Contra eso nos expresamos y luchamos. Sabemos que para atacar al gobierno, se ataca la diferencia que encarna. Y para eso se recurre no apenas a los grandes mitos comunicacionales de la vida segura y purificada –mito despolitizador, pues sólo la política pública y colectiva puede dar seguridad democrática a las poblaciones sin artificializar las formas de vida-, sino a enviar sus arietes de izquierda a las zonas de superposición con los grandes aglutinantes de la globalización –por ejemplo, la política minera, que aún no cuenta con suficientes resguardos en cuanto a las exigencias ambientales y, más todavía, a las exigencias de vida de las comunidades cercanas a los establecimientos extractivos -, sabedores que allí hay tareas incumplidas, definiciones que deben transitarse. Pero al señalarse que se está frente a un gobierno que sostiene esquemas económicos atravesados por las dificultades de la hora, los grandes medios han decidido el esfuerzo máximo de travestismo. Mientras acusan al gobierno de apócrifo, deciden ser de derecha cuando atacan los horizontes avanzados en cuanto a las política de derechos humanos; deciden ser de izquierda cuando atacan las políticas extractivas; deciden ser lo contrario de lo que fueron en el 2008 cuando en el 2012 sugieren un sojadependencia; deciden ser libertarios cuando atacan a los periódicos oficiales por ser “pautadependientes”, abandonando como una ilusión adolescente su situación real de ser los grandes medios de comunicación que, a su vez, son empresas del capitalismo internacionalizado, siempre dispuestas a asociarse a las causas más retrógradas del vasto mundo.

Todo, con tal de atacar la diferencia, aquello que hace del kirchnerismo una instancia que se sitúa en el terreno de la decisión nueva. Nueva por guardar el espíritu de cambio de generaciones anteriores, nueva porque navega en las aguas inciertas de una humanidad sometida a poderes coercitivos e inhumanos, y preserva el hilo esperanzado de una sociedad con derechos y libertades redescubiertos para innovar las prácticas políticas. La lucha por mantener y ampliar la brecha está a la orden del día. No se ha oscurecido esa diferencia por la serie de obstáculos que surgen transversalmente de las afueras y del propio interior de ese movimiento político, si lo definimos como colector de amplias modalidades del ser político, tal como se ejerce en los partidos populares argentinos. Ante ello, son necesarios nuevos procedimientos, o la conciencia de nuevos procedimientos que eviten que la distancia de hecho y de derecho producida respecto a la política tradicional, sea devorada por esa misma política tradicional que tiene a su disposicion toda clase de máscaras para su oficio de desfondamiento: máscaras de moralidad abstracta y de izquierdas que no son lúcidas ante la paradoja.

Una nueva derecha quiere que se olvide que lo que da fuerzas a esta experiencia contemporánea es el modo cómo, desde sus comienzos, se ligó a la idea de resistencia en los 90, a las movilizaciones sociales inaugurales del siglo XXI y a las tenaces luchas por la memoria y por los derechos, para entonces sumergir la diferencia que organizó el espacio político de esta década. Lo suyo es el aplanamiento cultural a las formas más establecidas de un optimismo comunicacional y sentimentaloide, la legitimación de políticas de criminalización social ejercidas por policías bravas que siguen utilizando la tortura como brutal método represivo, la despolitización enunciada como horizonte de la gestión estatal, la realización de medidas de contención social sin vocación transformadora. Se erige, explícitamente, como alternativa de un tipo de concepción de la política que es conflictiva porque se pretende transformadora, que es reapertura de problemas porque se sabe disruptiva, que por muchos momentos parece apenas balbuceada pero porque no renuncia a su propia invención.

No puede haber, para nosotros, continuidad entre la experiencia política de la que somos parte y esa nueva derecha que quiere erigirse como heredera. Porque si apoyamos la ley de medios es también porque debatimos el formato bajo el cual se forjan subjetividades a la orden de la sociedad del espectáculo. Porque si habitamos el presente con angustia y entusiasmo es porque no creemos que el horizonte pueda ser definido por una idea de felicidad colectiva centrada en el consumo y en la reproducción del capital. Porque si hacemos política es porque vemos, en la escena contemporánea, los intersticios a expandir no sólo para la reparación de los muchos daños que vivió nuestro pueblo, sino también para la creación de formas de vida emancipadas. Nada de eso persistirá si triunfan aquellos que quieren acotar el kirchnerismo a una etapa casual del peronismo, transitoria y renunciable, declarando sucesores naturales a las derechas internas. Lo que está en juego no es poco. Y no se trata de una oscura disputa de poder sino de la posibilidad de que lo sucedido y lo realizado no sea liquidado por los agentes de la repetición, ni conjurado por las fuerzas –múltiples y extendidas- del conservadurismo argentino, presente tanto al interior como fuera de la alianza electoral triunfante.

La situación en el movimiento obrero organizado deja en evidencia el enorme retraso que existe en el campo nacional y popular con respecto a superar viejas modalidades de organización corporativa y de connivencia con las patronales que hoy se transforman en un lastre para el proceso que vivimos. Durante décadas se amasó en Argentina un modelo de sindicalismo que si bien defendía, en algunos casos, los derechos de los trabajadores que representaba, al mismo tiempo fue constituyendo lógicas empresariales en su interior y cercenando alternativas. De allí el nombre de “corporación” que se ha arrojado a la discusión pública. Si la actual hora argentina es, como creemos, de profundas transformaciones, y si está en juego la democratización de cada vez más esferas de la vida social, entonces lo que alumbra este conflicto es la posibilidad de modificar las antiguas organizaciones sindicales. Hoy necesitamos de la participación de los trabajadores, representados democráticamente, en la convocatoria a discutir la participación activa en la construcción conjunta del proyecto nacional.

La ruptura de un sector de la CGT con el gobierno, y su sorprendente alianza con la derecha, contrasta tanto en prácticas sindicales como en posicionamientos políticos con la experiencia que expresan los gremios nucleados en la CTA que conduce Hugo Yasky. A esta constatación no son ajenos ciertos sectores de la clásica central obrera, pero su rol minoritario diluye las posibilidades de incidir en los grandes trazos de la política que se construye desde Azopardo.

En el mundo sindical, las viejas conducciones no pueden admitir que la incorporación de más de cuatro millones de jóvenes trabajadores al circuito productivo acentúe la urgencia de un modelo sindical distinto, con democracia interna y mayores libertades de actuación y representación. La actual legislación no ha podido impedir la fragmentación política de las estructuras tradicionales, ni garantizar que alguno de esos fragmentos sea genuino apoyo para el proyecto que gobierna la Argentina desde 2003. La ruptura de su alianza con el gobierno no acredita, para Hugo Moyano, el papel que tampoco pueden acreditar para sí aquellos que claman para sucederlo.

La crisis del viejo modelo sindical seguirá siendo una atmósfera propicia para el conservadurismo y la reacción si no es superada con la promoción de leyes que garanticen la plena participación de los trabajadores, que establezcan métodos transparentes de elección, que ilegalicen los procedimientos y prácticas que naturalizan el fraude y la proscripción de listas opositoras, que aseguren la incorporación y representación de las minorías y que, en definitiva, preserven la autonomía sindical y la plena libertad de agremiación.

En esta escena el juicio y castigo a los culpables materiales e intelectuales del asesinato del joven Mariano Ferreyra, cuyo principal acusado es José Pedraza, constituye un inédito hecho contemporáneo que, paradojalmente, surge de un reclamo social, de las actuaciones estatales y de los giros político-culturales profundos de la etapa política, más que de una impostergable revisión del propio sindicalismo en crisis. Un antes y un después quedará sellado por el resultado de este juicio en el que no puede quedar habilitada ningún tipo de impunidad.

Por eso insistimos: son necesarios nuevos procedimientos, porque la diferencia que el kirchnerismo encarna está a la vista. Como ciertas constelaciones, en el agitarse de los días, a veces se ve más nítida y otras no, se balancea entre las zonas penumbrosas de un país difícil para las grandes transformaciones. Para los que hace mucho entienden qué es lo que está en juego, es precisamente por eso –por la diferencia, que es la forma de la esperanza- que lo atacan.

(VERSIÓN REDUCIDA)

Carlos Heller se reunió con Carta Abierta.

heller_03BUENOS AIRES.- El candidato a Diputado Nacional por el Frente Encuentro Popular para la Victoria, Carlos Heller, se reunió con la mas activa agrupación de intelectuales desde el regreso a la democracia, como es Carta Abierta. Casi doscientos hombres de ciencia, la cultura y el periodismo se reúnen periódicamente por impulso de la Biblioteca Nacional para llevar adelante debates que trabajan sobre la realidad nacional.

“Por primer vez no estoy rodeado de rivales o contrarios”, dijo risueñamente Heller al hablar ante los presentes, en alusión a que en los programas televisivos o debates lo rodean de dirigentes de derecha ante los que queda en soledad.

La principal referencia en cuanto al carácter ideológico de su lista, manifestó que si él, con una clara historia de dirigente cooperativista (es Presidente del Banco Credicoop) y de izquierda es aceptado por el peronismo, que lo acompaña, “estamos ante un nuevo momento de construcción amplia”.

Las jubilaciones estatales, las nacionalizaciones y una política exterior independiente, fueron los principales puntos que rescató de la administración de los Kirchner-Fernández. En cuanto a su intención está la de derogar la Ley de Entidades Financieras que implementara el Ministro de Economía Martínez de Hoz durante el régimen del ex General Jorge Rafael Videla. Con esa imposición se destruyeron las cajas de ahorro, base del movimiento cooperativista que él integra.

 

 

Redaccion@tvmundus.com.ar

www.tvmundus.com.ar

MAYO 2009-05-24

TECUM – NOVO MundusNET Televisión

Permitida su reproducción con mención de la fuente.