San Carlos Duarte, fundador de las Iglesias Católicas Nacionales


Video dedicado al festejo de los 65 años de la Iglesia Católica Brasileña.

Por Daniel do Campo Spada

En 1945, un año después de ser detenido por su enfrentamiento con el Gobierno de su país Carlos Duarte Costa, Obispo de Mauritania (espacio administrativo vaticano sin emplazamiento geográfico) denunció que la propia Iglesia Católica Apostólica Romana había instrumentado el Plan Odessa para proteger a los jerarcas nazis que huían luego de la segunda guerra mundial hacia destinos que en muchos casos eran países de nuestra América Latina. Por ello el Papa Pío XII lo excomulgó ante lo que consideraba una rebelión inaceptable a la obediencia que debía tenerse hacia la conducción eclesial.
Desconociendo la sanción impuesta por el Sumo Pontífice, el 6 de julio de 1945 el Obispo Duarte funda la Iglesia Católica Apostólica Brasileña1 (ICAB) dando comienzo a una nueva forma de vivir el catolicismo que ya había expresado anteriormente pero que permanecía circunscripta a las leyes impuestas por Roma. Casi un mes después (el 18 de agosto) publica dos documentos que terminan consolidando en un manifiesto su separación de El Vaticano2.
Desde ese momento, cada nueva ordenación sacerdotal y obispal hecha por Duarte Costa tenía la impronta propia de las primeras comunidades establecidas por Jesús en la que se manejaban con una fé común pero con independencia organizativa. La colaboración solidaria entre ellas y figuras como San Pablo fueron dándole un marco de similitudes que sin embargo no les quitaban su autonomía. Entre ellas se daba una hermandad en la fé de Cristo más que en una pertenencia institucional rígida.
En un video institucional de la ICAB con motivo del 65° Aniversario de la misma sostiene que el fundador nunca dejó de ser católico. Simplemente dejó de ser “romano”. En esa lucha fallece el 26 de marzo de 1961, poco más de una década y media de haber abierto un sendero que luego tendría sus derivaciones de fieles en Brasil y en el resto de América.
En la Argentina su obra se extiende en la Iglesia Católica Apostólica Argentina (ICAA) y en Exaltación de la Cruz. También existe una misión de la ICAB que encabeza la Congregación María Rosa Mística.

Biografía.

Carlos Duarte Costa, quien hoy es santo y fundador de las Iglesias Católicas Nacionales, nació un 21 de julio de 1888 en Rio de Janeiro en la República Federativa del Brasil. Empezó sus estudios primarios en el Colegio Salesiano de Santa Rosa de su ciudad natal y cuando tenía nueve años su tío, Obispo de Goias lo envió a Roma para continuar en el Colegio de Internos Pio Latino Americano. El 1 de Abril de 1911 recibe en su lugar de origen la ordenación presbiterial de manos de su propio familiar, su Excelencia Reverendísima Dom Eduardo Duarte Silva.
Tras un derrotero que lo llevó por varias parroquias, en 1924 el Papa Pio XI ordena que el Obispo y Cardenal Dom Sebastián Leme lo consagre como segundo Obispo de la Diócesis de Cotucatu tras haber sido Vicario General de la Arquidiócesis de Río de Janeiro.
Las ideas de Carlos Duarte eran novedosas para la época y rompían muchas de las estructuras conservadoras de la Iglesia romana. Entre ellas defendía el divorcio en determinadas circunstancias particulares así como el matrimonio de los sacerdotes y propendía a que las recaudaciones parroquiales fueran dispuestas para las personas más necesitadas.
En 1937 renuncia a su puesto y es nombrado como titular de la desparecida Diócesis de Mauritania en África del Norte, inexistente desde el punto de vista operativo. Esa es una de las maniobras con las que el Vaticano pone en disponibilidad a los Obispos que no logra ubicar en alguna área geográfica concreta. En esa situación se muda nuevamente a Rio de Janeiro y comienza a criticar las alianzas del Papa con determinados gobiernos poniendo en duda además la infalibilidad del sucesor de Pedro. La Alianza de la jerarqupia romana con el Gobierno de su país fuerza que en 1944 fuera detenido de donde salió gracias a la acción de otros aliados del Poder Ejecutivo brasileño como fueron el Presidente de Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt y el Primer Ministro de la monarquía británica Winston Churchill. El escándalo internacional le dio la notoriedad de la que nunca se desprendió, siendo cada uno de sus movimientos seguidos por propios y detractores. Un año después se separaba de su Iglesia madre y creaba la primera Iglesia Católica Nacional.

banner_DialogoConIglesiasNacionales

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s