La derecha se pelea de cara al 2011.

Por Daniel do Campo Spada.

La derecha argentina nunca se sintió cómoda en la democracia. El sistema no los convence. No les gustan las masas ni que los pobres tengan la misma calificación de voto que ellos. En los últimos tiempos han recuperado espacios gracias a la acción tendenciosa de los grandes oligopolios y pudieron de esa manera insertarse en ese envidiable espacio llamado “sentido común”. Desde allí han logrado que sus ideas y sus candidatos se disfracen de centro. Pensar que el medio es el equilibrio es otra de las falacias del sentido común, pero ¿quien lo mueve? Desde esa instalación le dicen autoritaria a la Presidenta Cristina Fernández que siempre se movió a través del Congreso aún cuando este le es contrario hasta la irracionalidad, pero sin embargo un Vicepresidente traidor (porque no le cabe otra palabra) como Julio Cobos se da porte de “republicano”.
Sin embargo esa derecha se está fagocitando en las luchas de poder. Veamos.
En la Unión Cívica Radical, Ricardo Alfonsín y Julio Cobos quieren ser los candidatos presidenciales del Partido de Leandro N. Alem. Es una pelea de nombres y sectores pero no ideológico. El ricardismo no es el alfonsinismo y bajo su ala están muchos de los que enfrentó su padre Raúl. De todas formas se vale del parecido físico aunque los propios conocen la diferencia y en los extraños pesan las imágenes de los últimos años de la debilidad de su gobierno. Los cobistas saben que lo único que lo mantiene en los medios es la posibilidad de desempatar en un Senado que tiene las bancadas empatadas. Es el arquero que la Constitución puso allí para defender al gobierno pero con la garantía de la traición de que dejará pasar todos los pelotazos. Dicho de otra forma, siempre votará en contra de la Presidenta Cristina Fernández, la misma que lo llevó en su lista siendo este el mas notorio error político del recientemente fallecido ex Presidente Néstor Kirchner.
Dentro del radicalismo hay una segunda línea que figura en los medios pero que no es capaz de articular políticas y que en votos pasan a ser desoconocidos, como es el caso de Oscar Aguad, Ernesto Sanz, Gerardo Morales y Silvana Giúdici. Esta última es patética en su dependencia de las órdenes de Héctor Magnetto, CEO del oligopolio Clarín, ya que lee el matutino cada mañana para saber qué va a decir y arregla con la producción del canal de televisión TN sus intervenciones y conferencias en la Cámara Baja. El pacto era defender a Ernestina Herrera y sus empresas a cambio de horas de pantalla que le permitan ser conocida por lo porteños, pero no logró ser identificada. En Capital, un probable triunfo de Mauricio Macri será seguido de una buena performance del peronista Daniel Filmus, seguido de alguien de Fernando Solanas, por lo que su tiempo parece agotarse.
Los posmenemistas están en auténtica crisis. Como si fueran dinosaurios saben que apenas luchan por evitar su desaparición. El primero de ellos ha sido la partida de Carlos Reutemann quien tras las manifestaciones de la muerte de Kirchner se ha convencido de que hay un nuevo poderoso espacio en el país y que así como están las cosas no sería capaz de ganar en soledad ni en Santa Fé. Tampoco quiere cederle al peronista Agustín Rossi pero percibe que su crecimiento va de la mano de la consolidación de Cristina Fernández como figura dominante a nivel nacional. En Córdoba esto lo percibió el pro terrateniente Juan Schiaretti y también quiere negociar con la Casa Rosada.
El empresario Francisco De Narváez ya resignó sus aspiraciones presidenciales por dos motivos que pasan por su condición de colombiano de nacimiento y porque hoy es imposible competirle a la Presidenta. Intenta aspirar a la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires, pero sabe que las cosas son distintas que en el 2009 cuando en pleno fervor destituyente le ganó las parlamentarias a Kirchner por ajustado margen. Por ello no enfrenta directamente a Daniel Scioli.
Eduardo Duhalde quiere demostrar lo que parece irreversible. Su pre candidatura presidencial no tiene ningún futuro y lo que mas pesa es su dolor “de ya no ser” quien maneja el conurbano bonaerense. Sus propios colaboradores y ex aliados, inclusive el actual Jefe de Gabinete Aníbal Fernández insisten en que debió haberse quedado en su retiro y permitirse de esa manera ser considerado el artífice de la transición entre el derrumbe del 2001 y la estabilización comenzada en 2003. Al volver al ruedo pierde ese aura de gran armador que supo tener en los 90 y principios de este siglo. En su living circulan otros dirigentes con horizontes de final como Juan Carlos Romero, quien ya no gana ni en su provincia, los hermanos Rodríguez Saá que por primera vez verían un frente progresista que le sacaría parte del poder en su distrito y el misionero Ramón Puerta que solo administra su fortuna.
En el macrismo son conscientes que Mauricio Macri no tiene capacidad para aspirar a algo más que lo que ya dispone. Mas allá de sus asesores de imagen que le han enseñado a responder sin contestar, sub ejecutar el presupuesto y ausentarse más de tres meses por año para no exponerse es notoria su fragilidad cuando el que pregunta es un periodista que no pertenece a los medios del establishment. No tiene militancia previa y lo único que ha sabido es mandar. Fue criado y educado para gerenciar las empresas de su padre, pero no es lo mismo que los puestos ejecutivos en la política. Para lo legislativo queda claro que no sirve ya que tiene el récord de ausencias y ningún proyecto presentado en su paso por la Cámara de Diputados. Como mucho volverá a presentarse en la Ciudad de Buenos Aires donde la ultraderecha tiene un piso de 30 % pero de a poco busca una salida elegante a una candidatura presidencial que no está ni en la cabeza de sus adláteres. Para peor, Gabriela Michetti y Horacio Rodríguez Larreta saben que otros cuatro años en la gestión porteña no es lo que les gusta. Lo tomaron como una transición para lanzar al hijo de Franco Macri y ocupar ellos ese espacio que ahora no sería para ninguno de los dos. El casamiento con la diseñadora Juliana Awada ni el sacarse o dejarse de nuevo el bigote ya no alcanza para levantar su imagen después de tres años de una gestión inoperante.
Las escuchas ilegales lo siguen comprometiendo y en el PRO les salió mal el intento de lograr una rápida absolución a través de una investigación en la Legislatura. No solo no funcionó sino que la condena llegaría antes incluso de la del Juez Federal Norberto Oyarbide.
Elisa Carrió, Jefe de Coalición Cívica parece al borde del colapso emocional y vive en una realidad paralela que comienza a molestar incluso a sus alidos radicales como Ricardo Alfonsín, a los socialistas Hermes Binner y Rubén Giustiniani y a Margarita Stolbizer del GEN. Los acusó a todos de haber transado con el Gobierno de Cristina Fernández al darle quorum y habló ante las cámaras de TN y Canal 13 de la existencia de una nueva Banelco, en referencia al soborno llevado adelante por el Gobierno de Fernando De la Rúa para modificar negativamente las leyes laborales. Solo resisten a su lado Patricio Bullrich y Fernando Iglesias en su total ocaso. Adrián Pérez busca alguna salida que podría estar por el lado del PRO. Aún en las encuestas propias no llega ni al 3 % en la intención de voto. En la última elección había salio tercera en la Ciudad de Buenos Aires que es su distrito fuerte.
En Proyecto Sur empezaron a cansarse del individualismo del cineasta sojero Fernando Solanas ya que no consulta ni a Alcira Argumedo, reconocida intelectual que le prestó el tinte académico a su conformación política. El economista Claudio Lozano ha quedado en soledad y optó por repetir el esquema de hacer la suya. Se nota en la Cámara cuando “Pino” dice ante TN (que lo impulsa) “que esos temas no son los importantes, no están en nuestra agenda” y deja descolocados a varios de su bloque.
Los socialistas de Binner y Giustiniani temen perder Santa Fé si el progresismo se une al kirchnerismo peronista. Por primera vez se plantean si lanzar al actual Gobernador a una casi segura derrota como candidato a Presidente no pone en juego el único distrito en el que tienen el poder. El socialismo sojero piensa que una alternativa sería que vuelva a presentarse como cabdidato a gobernador y en forma testimonial acompañar al ricardismo radical, aún a sabiendas de que serían derrotados. Empiezan a sentirse incómodos con la presencia de Carrió que avasalla a Giustiniani en el Congreso, reduciéndolo a apenas un integrante de su corte.
La derecha afronta su peor momento desde la caida del menemismo y su permanente deseo de volver al poder a pesar de los evidentes avances del país en los últimos años la va dejando en soledad. Su base son un entramado complejo de oligopolios mediáticos y un 30 % de ciudadanos con ideas filofascistas en las que entran los odios de clase, la xenofobia y cierto integrismo retrógrado. Son conscientes de que la muerte de Néstor Kirchner ha desatado un huracán de adhesiones que estaban contenidas. Lo único que quieren regular es con que velocidad les llegará el viento del cristinismo.

do Campo Spada © 2010
redacción@tvmundus.com.ar
http://www.tvmundus.com.ar
http://www.ecoinformativo.com.ar
http://www.komunicacion.com.ar
http://www.tvmundus.wordpress.com
http://www.youtube.com/tvmundus
http://www.facebook.com/tvmundus
http://www.issuu.com/mundus
NOVIEMBRE 2010-11-20
TECUM – NOVO MundusNET Televisión
Permitida su reproducción con mención de la fuente.

_________________________________________________________________________

Anuncios

2 Respuestas a “La derecha se pelea de cara al 2011.

  1. La verdade es que estos tipos no tienen verguenza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s