Los hechos de la masacre de Pando.

 Por Daniel do Campo Spada.

 

tapa_eco_33Tomando como documento el Informe Final que la Comisión de UNASUR emitió sobre la investigación de la masacre de Pando se desprende que si bien desde lo verbal hubo mutuas amenazas, quienes tenían armas de grueso calibre (muchas de ellas consideradas de guerra) eran los guardias de la Prefectura. La escalada de violencia que había comenzado en las últimas semanas, en las que se agredían a todos los bolivianos con razgos collas y los discursos racistas de todas las Prefecturas de la Media Luna, sector rico del país. El racismo a flor de piel de los cruceñistas y sus pares en Beni, Pando y el resto de las regiones procuraban la separación de la nación predominantemente aborigen. “Que se mueran los collas”, “No queremos un Presidente indio”, son frases que atildados jóvenes de la clase alta blanca pinta en las calles de sus ciudades, cuando no pareció importarles tener un primer mandatario (Sanchez de Losada) que ni hablaba bien el castellano.

Cuando la rebelión armada para derrocar a Evo Morales parecía avanzar, los campesinos temieron que les quitaran sus tierras y marcharon a defender el orden constitucional y sus derechos adquiridos durante el gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS). Allí los esperaban los sicarios contratados a tal efecto. Algunos provendrían de Brasil y otros de Perú, aunque esto no lo pudo comprobar la Comisión investigadora.

Las agresiones físicas provinieron de los cívicos (separatistas, coordinados por el Embajador de Estados Unidos), en algo que admite incluso el Prefecto Leopoldo Fernández (Párrafo 3 del Capítulo 8 del Informe), actualmente detenido en las cercanías de La Paz. Cuando durante las primeras horas del 11 de septiembre los grupos campesinos avanzaron sobre la ciudad, congregándose en los caminos que unían a las distintas comunidades los prefectos comenzaron con sus amenazas y agresiones físicas para impedirlo. Quizás en un intento de resguardarse contra el uso de armas de fuego, fueron tomados un grupo indeterminado de rehenes de los secesionistas. Por el contrario, una orden que aún hay que identificar, generó en horas del mediodía el uso de armas de fuego contra los marchistas.

Las escenas relatadas en los testimonios juntados por la Comisión van desde ejecuciones sumarias, asesinatos escabrosos como el de una madre con su hijo en brazos, desaparición de personas y ocultamiento de cadáveres. Algunos testimonios vieron cómo los hombres de la Prefectura se llevaban cuerpos en camiones volcadores.

En el párrafo 10 (Cap. 8), el testigo Juan Roca manifestó que “yo decía que los niños no tienen culpa, los mataron y los botaron (tiraron) al río. Al no poder recogerlos, las sardinas se los comen. Uno tenía un año y el otro tenía seis meses y los han matado como si fueran unas personas mayores que hayan tenido culpa”.

Los prefectos tienen solo dos muertos (Pedro Oshiro y Alfredo Céspedes) en tanto que todos los demás son campesinos donde “en la inmensa mayoría de los casos con signos de muerte por heridas de armas de fuego”. (Párrafo 9, Cap. 8).

Las muertes tuvieron dos finalidades: eliminación selectiva de dirigentes representativos (para debilitar al movimiento campesino) y otras a mansalva para amedrentar. Según los testimonios de Pamela Cartagena, Justo Urquiza Aspasa, Modesta Espinoza, Jorge Borobobo Vaca y Nora Montero Oliver, un camión volcador persiguió al tractor en el que iba el dirigente Bernardino Racua. Cuando lo tuvieron a pocos metros lo ametrallaron sin mediar ningún tipo de aviso. (Párrafo 11, Cap. 8) A su hijo lo torturaron para saber donde estaba su madre. Le decían que su progenitor estaba muerto, pero que la querían a ella. (Párrafo 28, Cap. 8)

La Comisión pudo comprobar que los docentes Jhonny Cari Sarzuri, Wilson Castillo Quispe y Alfonso Cruz Quispe fueron secuestrados, torturados y mutilados. No hay certeza si esto ocurrió antes o después del fallecimiento, ya que no se realizó una autopsia en el momento. Fueron varios los docentes que castigaron los cívicos, pero estos fueron los casos más documentados. La Normal de Filadelfia se había unido al reclamo de los campesinos y el Prefecto Fernández lo único que no entendía no era el por qué de las muertes sino “qué hacían con esos campesinos”. (Párrafos 11-14, Cap. 8) En las torturas, para tomar la magnitud de la crueldad, debe tenerse en cuenta que les faltaban las orejas y los dientes, según el testimonio de Gualberto Castillo Mamani radicado en la Fiscalía.

El ingeniero Pedro Oshiro, de los prefectos, habría caido bajo las balas de sus secuaces, ya que luego de un choque de su camioneta le dispararon con un arma de 9 mm como la que poseen los seguidos de Fernández. La hipótesis es que los mercenarios creyeron que quien los chocaba era para impedir su persecución a un camión con campesinos. Por ello, de vehiculo a vehículo lo mataron. (Párrafo 18, Cap. 8).

Del conjunto de testimonios y constancias reunidas por esta Comisión se desprenden pruebas sustanciales que generan la convicción de que existieron torturas y tratos crueles efectuados de manera masiva y sistemática por los sectores cívicos y prefecturales en contra de los campesinos” (Párrafo 25, Cap. 8). El texto es concluyente y sirve de introducción a las declaraciones que demostraban los tratos crueles e inhumanos y degradantes que atentaron contra la libertad personal de los ciudadanos. Los prefecturales sacaron a personas de la propia terapia intensiva para matarla a golpes y por la radio anunciaban que los campesinos no serían atendidos en los hospitales. De esto no se salvaban ni las mujeres ni los niños.

Tras la masacre, se empezó a amenazar a las familias y a los sobrevientes, siguiendo con días de terror, donde muchos se escondieron a la vera del Río Tahuamanu. Los sicarios mataron a varios campesinos al momento en que se rendían, pero su caída a las aguas los convierte en automáticos desaparecidos porque la fauna come los cadáveres.

Las niñas no se salvaron de las violaciones. Según el relato de Carmen Parada Rivero, tres hombres violaron a una pequeña de 11 años, o el testimonio de Viviana Navi Ayala que vió a una niña muerta que sangraba desde su vagina. Jaime Rivas Monje dicen que los prefecturales decían que penetrarían a todas las mujeres hasta el momento en que estén muertos todos los dirigentes. (Párrafo 35, Cap. 8)

 

En los Balcanes europeos se dieron limpiezas étnicas de una crueldad inimaginada. Quien allí se desempeñaba y fue sindicado como el artífice de esos hechos que terminó con la atomización de ex paises socialistas era el Embajador norteamericano Philip Goldberg quien también estaba en Bolivia en el momento de la agitación de la Media Luna y los crueles hechos que ameritaron su expulsión.

 

 

DICIEMBRE 2008

TECUM – NOVO MundusNET Televisión

Permitida su reproducción con mención de la fuente.

 

 

 

2 Respuestas a “Los hechos de la masacre de Pando.

  1. Por Dios, es inadmisible tanto odio hacia los habitantes del oriente boliviano, tanta mentira de estos terroristas de pluma, tanta ignorancia y tanto desprecio hacia la capacidad de raciocinio.
    Para empezar, deberia decir que los habitantes de estas tierras somos diferentes de la cultura andina, que somos un pueblo digno de merecer la Libertad, que ya hemos sufrido demasiado el yugo altiplanico, que ustedes (los altiplanicos) vienen y se llevan a nuestros lideres a campos de concentracion en La Paz, que matan impunemente a nuestros jovenes y violan a nuestras mujeres (Fusilamiento de Andrés Ibañez, Matanza de terrebinto, Matanza de Pando, ect) que se nos prohibe ocupar el cargo de presidente de la republica (cuando Carlos Meza renuncia al cargo, le tocaba por sucesion presidencial a Ormando VacaDiez, y los habitantes de La Paz salieron a impedir la sucesion presidencial y gritaban que a ese palacio no entraba nimgun Camba), que hasta borran de la lista a todos los intelectuales Cambas de la lista de los 100 mejores escritores bolivianos (cuando incluso tenemos intelectuales que son reconocidos a nivel internacional como Gabriel René Moreno), que somos una Nacion sometida (bajo amenaza de muerte)al estado Boliviano, que incluso en nuestra tierra no podemos optar a ser funcionario publico (tienen que traer desde porteros, maestros, medicos, ingenieros, oficinistas,ect. desde el Altiplano), que nos quieren quitar nuestro territorio ancestral para entregarlos a los Altiplanicos, que quieren quitarnos nuestra cultura, est.
    Se olvida que desde el Altiplano, se organiza los grupos terroristas (Talibanes Indigenas, Ponchos Rojos, Cocaleros, SS Masistas, M-17, ect) para venir a sembrar muerte y destrucción a estas tierras. Los que murieron en Pando no eran sinó trerroristas Alteños (M-17 y Talibanes Indigenas) armados hasta los dientes, que ya habian matado a 3 Cambas y torturado a 50 rehenes Cambas(y Usted dice “para protegerses tomaron rehenes”.
    El 17 de Enero confiesa un sicario de como el Estado Boliviano organizo y ejecuta esa matanza, de cuales erán los objetivos, a quienes tenian que matar, ect. y esas confesiones las hizo con pruebas. Asimismo, hay planes militares de llas FFAA de como tomar y matar a los Cambas.
    Le recuerdo que Evo Morales y Garcia Linera son Asesinos Confesos, y que dieron la orden a las FFAA de matar a más de 50000 Cambas (costo humano para tomar Santa Cruz, documento oficial de las FFAA).
    Diga la verdad, que Usted es un emisario del gobierno boliviano, encargado de preparar sicologicamente al mundo, para el gonocidio de 3000000 de Cambas.

    Me gusta

  2. Las Naciones Unidas determinan que un pueblo tiene derecho a la autodeterminacion cuando es discrimando o cuando hay peligro de genocidio.
    Lo unico que pedimos es INDEPEDENCIA, acaso es mucho pedir, 200 años que vivimos en una especie de esclavitud en el seno mismo de nuestra tierra, hemos luchado por hacernos escuchar y siempre nos respondieron con matanzas, campos de concentracion, y una politica internacional de desprestigio haciendo creer al mundo que somos racistas, que no querremos compartir nuestras riquezas con Bolivia, ect.
    Estos señores se creen sus mentiras, mentiras como esa de que bolivia llegaba a 20 KM de Paraguay, mentira como esa que los indigenas son mayoria (el censo del 2001 establece que solo son 30%, 1,2 millones de aymaras, 800.000 quechuas, 300.000 chiquitanos, 50.000 ayoreos, 40.000 guaranies, la suma de los demas es inferior a 10.000 personas, sobre una base de 10.000.000 de habitantes)
    Pedimos INDEPENDENCIA porque es la unica manera de conservar nuestra cultura. les invito a escuchar los discursos del Presidente, Vicepresidente, Senadores, Diputados y SS Masista acerca de como someter al Oriente Boliviano o como debemos ser tratados dentro del Estado de Terroistas Confesos, de Asesinos, de Narcotraficantes, de Radicalistas,ect.
    ¿La comunidad Internacional va a permitir el genocidio de una cultura?.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s